Si quieres ser respetado por los demás, lo mejor es respetarte a ti mismo.

Si quieres ser respetado por los demás, lo mejor es respetarte a ti mismo. vivessana

¿Cuántas veces hemos tenido conflictos que no hemos sabido gestionar adecuadamente, y al final nos hemos sentido mal con nosotros mismos? Tanto si somos personas que tendemos a solucionar nuestros conflictos de forma agresiva (levantando la voz, insultando, dando golpes en la mesa…) como de forma pasiva (bajando el volumen de voz, no opinando o evitando el problema…),no estamos gestionando bien el conflicto. En el primer caso no respetamos a los demás (cuando no respetamos a los demás puede ser causado por una baja autoestima y una necesidad de sentirse superior al otro, es donde entra en juego nuestro ego) y en el segundo caso claramente no nos respetamos a nosotros mismos porque evitando el problema no lo solucionamos, éste seguirá ahí. Ambos modelos de conducta son inadecuados.

Para poder sentirnos bien con nosotros mismos, es necesario que nos respetemos y seamos capaces de expresar nuestra opinión y de poder defender nuestros derechos sin agredir ni ser agredido. El estilo de comunicación en el que hay una expresión consciente, congruente, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos es la “asertividad”.

Para poder actuar con asertividad ante un conflicto es necesario que trabajemos nuestra inteligencia emocional, para ser capaces de gestionar nuestras emociones, y en vez de dejar que la ira o el miedo nos guíen en una discusión, seamos nosotros quiénes las dominen para poder afrontar el conflicto de la mejor manera posible.

Para ello tendremos que comenzar a ser conscientes de nuestro lenguaje interno, cuando tenemos una emoción es por alguna razón, tenemos que preguntarnos ¿para qué?, en algún momento de nuestra vida ese “para qué” tenía un sentido, pero hoy ¿lo tiene? Todas las emociones son adaptativas y tienen su función, pero puesto que la vida es un cambio continuo, lo que no es adaptativo es que esa emoción perdure en el tiempo, y que “siempre” estemos enfadados o tristes. Incluso una persona que “siempre” está alegre está ocultando algún conflicto no resuelto.

Para poder respetarnos es importante saber cuál es nuestra opinión respecto a los aspectos relevantes de nuestra vida (y no la opinión de nuestra pareja, familia, amigos, o la de esta sociedad). Huye de los consejos, los consejos vienen de experiencias y vivencias de otras personas, y cada una tiene las suyas propias, ¿quieres vivir tu vida o la de los demás? A veces parece más sencillo vivir la vida de los demás, así si cometes un error sientes que no es tuyo, pero no te equivoques, aunque siguieras el consejo de alguien, la decisión la tomaste tú.

Si quieres vivir tu propia vida, comienza a realizarte este tipo de preguntas:

¿qué pienso “yo”?

¿qué es lo que realmente quiero o necesito “yo”? 

¡Conócete y exprésate!

email

5 comments

  1. […] Artículo destacado: Si quieres ser respetado por los demás, lo mejor es respetarte a ti mismo. […]

  2. Ainhoa dice:

    Muy cierto! En la mayoría de casos, nosotros somos nuestro peor enemigo… Porqué no darnos una tregua y vemos qué pasa? Gracias por el post! 🙂

  3. […] Artículo destacado: Si quieres ser respetado por los demás, lo mejor es respetarte a ti mismo. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *