Mito 3. El amor romántico y pasional sólo puede sentirse por una única persona.

Mito. El amor romántico y pasional.

La realidad es que podemos sentir amor o deseo por otras personas distintas a nuestra pareja.  A lo largo de una relación vivimos distintas etapas, y es probable que en alguna de ellas un miembro de la pareja pueda desear a una tercera persona. Es habitual que las personas deseen o fantaseen con distintas personas a lo largo de sus vidas, esto es algo natural y no debemos culparnos por ello. Es importante diferenciar entre nuestras fantasías o deseos y nuestros actos.

Pues somos seres emocionales (tenemos deseos y sentimientos), pero también somos seres racionales (podemos pensar las consecuencias de nuestras conductas), y por lo tanto, somos responsables de nuestros actos. Por eso, si en una relación ambos miembros de la pareja llegan al acuerdo de un compromiso cerrado, el hecho de que uno lo incumpla hará que la otra persona sienta traicionada su confianza.

Sin embargo, el amor no significa posesión ni exclusividad. Este mito se refleja en comentarios como: “si eres mi pareja me perteneces”, o “tú corazón sólo puede amarme a mí”. Tenemos que entender que esto no es así, sino que es una decisión que tomamos nosotros: “yo me comprometo a pasar mi vida contigo y serte fiel”. Y por supuesto esta decisión no debería significar perder nuestra identidad por nuestra pareja, sino una compenetración con ésta. A lo largo de la vida conocerás personas que te puedan atraer o gustar, incluso a las que puedas querer; esto nos puede pasar a todas las personas. Lo que ocurra a partir de ahí dependerá de ti, tú siempre podrás elegir qué hacer, será tu decisión. Algunos aspectos que pueden influir en tu elección podrían ser: el grado de compromiso con tu pareja, la estabilidad de vuestra relación, el grado de satisfacción en cuanto a vuestra sexualidad y  tus propios valores.

 

Sin embargo una pareja podrá ser feliz en una relación abierta, siempre que éste sea el deseo y acuerdo de ambos miembros de la pareja. Si los dos desean estar con más personas será otra opción más, al igual que lo es la monogamia (propia de la cultura occidental). El conflicto surge cuando cada miembro de la relación desea algo distinto del otro en su relación. Por ello, lo importante siempre es que ambos miembros de la pareja estén de acuerdo en el tipo de relación que quieren tener, y ambos se sientan a gusto y respetados con la opción elegida.

 

email

One comment

  1. No había pensado en ese punto de vista sobre el amor y las parejas. Cierto es que las relaciones pasan por muchas fases y no siempre son bonitas. Enhorabuena por el artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *