Mitos sobre las relaciones de pareja.

 

Adan y EvaEn la primera entrada del baúl de las parejas, comentaba que cuando comenzamos una relación llegamos cada miembro de la pareja con una mochila repleta de creencias. Estas creencias serán distintas según diferentes factores: influirá la genética, el hecho de ser hombre o mujer, si tenemos o no religión, la sociedad en la que vivimos, y nuestros valores y educación entre otros. Pero sobre todo serán distintas por nuestras diferentes experiencias a lo largo de la vida, las que a su vez están marcadas por estos factores.

Nuestra cultura y las creencias que existen en torno a ella respecto a la pareja, afectan mucho a nuestras relaciones. Muchas de esas creencias son erróneas, son los mitos que luego tantos problemas nos pueden ocasionar por crearnos falsas expectativas sobre la pareja. Y eso nos puede llevar a no conseguir ser feliz en las relaciones amorosas, pues estaremos siempre esperando más o deseando el cambio del otro y no aprenderemos a resolver nuestros conflictos, porque en vez de asumir nuestros problemas y aceptar nuestras diferencias estaremos tan sólo en la queja. Merece la pena reflexionar sobre algunos de ellos, porque en torno a estos mitos generamos pensamientos negativos o desadaptativos sobre nosotros o nuestra pareja que en muchas ocasiones nos provoca malestar y nos llevan a conflictos en nuestra relación.

En sucesivas entradas de mi blog os iré mostrando diferentes mitos sobre las relaciones de pareja. Al leerlo podrás reflexionar, y empezar a ser consciente de si esa creencia está afectándote y de qué manera. Un paso hacia una buena relación es desmitificar todas estas creencias erróneas, que pensamos inconscientemente debido a que las hemos escuchado muchas veces; en nuestra familia, en nuestros amigos, en canciones, en películas, en medios de comunicación y en nuestro entorno en general.

 

email

4 comments

  1. MARTA dice:

    “Estas creencias serán distintas según diferentes factores: influirá la genética…”.
    Me ha sorprendido este comentario porque dudo totalmente que la genética sea un factor a considerar en cuanto a cualquier tipo de creencia que pueda tener cualquier persona, ni siquiera a modo de influencia.

    • Marta respecto a tu comentario, opino que influye la genética en nuestras creencias, entendiendo ésta dentro del campo biológico, porque es un aspecto que influye en la vivencia de nuestra sexualidad. Parte de la definición de la sexualidad según la OMS ( Organización Mundial de la Salud), dice que la sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales.

      El hecho de ser hombre o mujer nos hace percibir y vivir la sexualidad de forma diferente y esto influye en la manera de cómo pensamos. Además, según nuestros rasgos físicos vamos a vivir nuestra sexualidad de forma diferente respecto a cómo nos ven los demás y nos vemos nosotros mismos, vamos a tener experiencias distintas, y eso influye en nuestros pensamientos sobre el amor y la sexualidad. Nuestra forma de pensar está muy influenciada por la sociedad y nuestra educación, pero son muchos los factores que van marcando nuestros pensamientos o creencias, y por lo tanto nuestra manera de actuar.

      Muchas gracias Marta por tu aportación al blog, gracias a ella podemos profundizar más sobre este tema que a mí personalmente me parece muy interesante.

  2. rocio dice:

    Pienso que la gwnetica nos puede predisponer aaceptar ciertas creencias como verdaderas y nuestro nucleo familiar loreafirma,pero si nos damos cuenta a tiempo q estas creencia q tenemos arraigafas no no lleva a la felicidad las podemos trabajar y llegar a modificar.

    • Efectivamente Rocío, si nos damos cuenta de estas creencias desadaptativas, podemos comenzar a modificarlas de forma que nos ayude a tener una vida más feliz. Nuestras raíces y experiencias están ahí, el primer paso para mejorar nuestras vidas es ser conscientes de nuestra forma de pensar y actuar, para poder modificarlas. Muchos psicólogos trabajamos en esa línea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *