Cuida tu salud de forma integral

salud integral

 

Es importante cuidar nuestra salud de forma integral. Para mí hay diversas áreas que hay que cuidar y de las que os iré escribiendo en diferentes entradas de mi blog. Según la definición elaborada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Desde mi punto de vista para conseguir nuestro pleno bienestar necesitamos cuidar además de nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestra vida social; nuestra sexualidad y nuestra espiritualidad. Cuidando todos estos aspectos estamos cuidando nuestras emociones, y éstas rigen gran parte de nuestra vida, por lo que es muy importante que les prestemos atención.

Mejorando nuestros pensamientos, transformándolos en pensamientos más adaptativos y positivos conseguiremos disminuir los niveles altos de estrés y podremos sentir más alegría, orgullo, fuerza interior, optimismo, felicidad…emociones y sentimientos que a su vez repercuten en una mejora de todos los aspectos de nuestra vida.

Mejorando nuestra salud física y nuestro cuerpo nos sentiremos con mayor energía y vitalidad, lo que nos permitirá superar ciertas limitaciones y movernos más libremente. Si lo cuidamos, mejoramos nuestro aspecto físico y nos sentimos más saludables, por lo que nos sentiremos más a gusto con nosotros mismos y mejoraremos nuestra autoestima, lo que tiene muchas repercusiones positivas en nuestra vida.

Mejorando nuestra vida social, consiguiendo una red social de buena calidad (personas a las que les importamos, y no muchos amigos superficiales o relaciones perjudiciales en las que no nos percibimos respetados) nos sentiremos más protegidos, valorados, seguros, alegres…Nos ayudará también a tener una vida más activa y a conseguir un mayor crecimiento personal.

Mejorando nuestra sexualidad y desmitificando ideas erróneas relacionadas con esta área, aprenderemos a conocernos, aceptarnos y valorarnos mejor. Nos ayudará a poder sentir nuestro propio cuerpo y disfrutar de esas sensaciones de una forma sana y placentera. Sentiremos un mayor placer, diversión, tranquilidad, confianza, libertad…

Mejorando nuestra espiritualidad, y con esto no me refiero a practicar una religión si no a poder tener espacios con nosotros mismos. Un espacio donde poder observarnos y escuchar a nuestro “yo interior”. Espacios en los que nos respetemos, en los que hagamos una escucha para conocernos mejor a nosotros mismos: nuestros pensamientos, sensaciones, ideas, valores…y podamos tomar decisiones de forma más libre (y no impuesta por la sociedad, por las obligaciones, por lo que nos dicen los demás, etc.), si no por lo que realmente sentimos. Esto nos ayuda a sentirnos más confiados en la vida.

Escribo de mejorar y mejorar, pero desde luego no tenéis que hacerlo si no os apetece o no queréis, lo que escribo aquí son las consecuencias que yo he observado en los demás y en mí misma que se obtienen de dichas mejoras. Yo las he ido poniendo en práctica cada una de ellas en distintas ocasiones, según el momento de mi vida por el que estuviera pasando, y los beneficios son muy gratificantes. Sólo estoy en el camino, pero me encuentro muy feliz con cada paso que doy y cada aprendizaje que hago.

email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *